9 mar. 2017

El pliego de recolección nuevamente trabado

La Voz del Interior (09/03/2017)
Basura: el pliego se volvió a empantanar y habrá cambios

La intención de la Municipalidad de Córdoba de tener en marcha la venta de pliegos para licitar la recolección de residuos de la ciudad en abril próximo y arrancar en 2018 con la prestación va camino a sufrir nuevas dilaciones.
El plan “A” del Palacio 6 de Julio era bajarle el telón hoy mismo al tránsito legislativo del proyecto, pero eso ya no será posible de ningún modo.
Por complicaciones de orden político y otras no forzadas, aunque igualmente determinantes, la bancada de Juntos por Córdoba no dispondrá en lo que resta de marzo de los 16 votos propios que necesita para aprobar el pliego en segunda y definitiva lectura, antes de convocar a oferentes.
La edil oficialista Laura Sesma, que junto con sus pares de bancada Abelardo Losano y Juan Negri había formulado muchas objeciones que derivaron en otras tantas modificaciones en el pliego antes de la primera votación, ahora volvió a la carga con la demanda de definir un marco regulatorio y la creación de un ente regulador de servicios públicos.
Siempre y cuando se arribe a acuerdos legislativos al respecto, la intención sería aprobar todo junto en una misma sesión: el pliego de la licitación, el marco regulatorio y la formulación de un ente de control.
Sobre este último punto hay muchas disidencias. Sesma quiere aunque sea colarlo por la ventana y darle contenido específico ?en otro debate, más adelante; otras voces del oficialismo consideran que el ente no es necesario ?y que el control debe quedar en ?manos de la Secretaría de Servicios ?Públicos, como ocurre en la actualidad.
Estos últimos apenas si están dis­puestos a conceder a regañadien­tes una discusión sobre el marco regulatorio. “Nos corren siem­pre el arco. Así no vamos a sa­lir nunca de este tema”, se quejan.
Descartada la chance de llamar a votación cuanto antes –no les dan los tiempos ni los votos–, al oficialismo no le queda más remedio que extender la expectativa por la basura a abril.
Es que al margen de las objeciones de Sesma, otra concejal propia, Miriam Acosta, se apresta a viajar al exterior por 15 días para participar en actividades vinculadas a la igualdad de género. Su ausencia, por el motivo que sea, representa otro voto menos –y decisivo– para Juntos por Córdoba.
Todo indica, entonces, que el tema de la basura será sometido nomás a una segunda oleada de cambios.
Tampoco hay que olvidar que sobre la votación final sobrevuela la presión que días atrás, durante la audiencia pública, metió el gremio de recolectores (Surrbac) para pedir la reestatización del servicio a través de la firma Crese, o bien del Esop (Ente de Servicios y Obras Públicas).

Más vale tarde
Respecto de los lineamientos que tendrá el marco regulatorio, Sesma pretende que fije las condiciones básicas de la prestación y que establezca metas claras de disminución en la cantidad de residuos a tratar.
Suena razonable, del mismo modo que lo lógico hubiera sido dar esa discusión conceptual antes de adentrarse en el pliego propiamente dicho, como ocurrió al momento de licitar el transporte urbano.
“Es cierto. Hubiera sido mejor hablarlo antes, pero es preferible que esto se incorpore al pliego a que no esté”, insistió Sesma.
Algunos de sus pares de Juntos por Córdoba le achacan a esa edil forzar una sucesión de objeciones a la iniciativas del Ejecutivo para ganar protagonismo político.
“Sabe que con su solo voto tiene el poder de hacer caer un proyecto y lo está aprovechando”, mencionaron, sin dejar de marcar diferencias con el caso de Negri, a quien le reconocen haber hecho propuestas de frente y luego, una vez incorporadas, moverse en plena sintonía con el bloque.

Más control, un pedido en la audiencia pública
Reclaman achicar la brecha entre los pliegos y la prestación real. “Podemos tener el mejor pliego del mundo, pero si la prestadora no lo cumple y nadie se lo exige, no sirve de nada”. Este argumento se escu­chó varias veces en la audiencia pública sobre la basura del pasado jueves, y también en sesiones del Concejo Deliberante.
De ahí nace el planteo sobre la ne­cesidad de contar con un marco regulatorio que previamente deter­mine qué espera la Municipalidad del servicio de higiene y que luego lo refleje en las exigencias que impone a las prestadoras y en los mecanismos de control. Ese es el debate que ahora darán los ediles, antes de la aprobación definitiva.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar

Cargando...

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs