19 oct. 2015

El "desarrollismo" golpea a Barrio Jardín



Día a Día (19/10/2015)
Vecinos contra el avance inmobiliario en Barrio Jardín

Jardín Espinosa. Denuncian la tala indiscriminada de árboles mientras organizan guardias para impedir las podas. Aseguran que los desarrollistas presionan para cambiar ordenanzas. Hoy se reúnen en la capilla del barrio.
“Quieren transformar en un nuevo Palermo Hollywood a nuestro barrio, ya lo han anunciado y lo vemos todos los días. Las casas se compran y terminan tirando abajo los árboles que tienen años y que están en perfecto estado”, comienza a contar Gustavo Gaviglio, vecino de Jardín Espinosa. Junto a una decena de ellos, desde hace tres años sostienen una contienda silenciosa para defender las arboledas características de su sector.
“Primero veíamos que empezaban con un árbol, pero ahora la tala es sin sentido. Además, en algunos casos la propuesta de reemplazo es por una cartilla de especies que no se corresponden con el lugar”, indica Gustavo, ingeniero agrónomo de profesión. Luego de varias acciones y presentaciones ante la Municipalidad –las que no han tenido eco–, el pasado viernes decidieron defender unas gravillas de 40 años y la policía debió mediar en la “batalla”.
“Nosotros denunciamos y la Municipalidad lo para, pero después vienen los privados y terminan sacándolos con el aval estatal. Todo responde a una necesidad comercial”, denuncia Daniel Cáceres, otro vecino del lugar mientras advierte: “No somos locos, sino testigos del avance sobre las normas de ordenamiento territorial y uso del suelo. Sabemos que se hace lobby para modificarlas en favor de los desarrollistas”.
Sobre el evidente cambio en el “rostro” del barrio, por la llegada de paseos comerciales de gran superficie, señalan que “no hay infraestructura para que sea un polo comercial” y que los vecinos terminan vendiendo sus casas por cansancio y asedio.
“Ya no vivimos tranquilos. No hay cocheras suficientes, siempre está lleno de gente y hasta los bares hacen shows en cualquier día de la semana y no nos dejan dormir”, relata Virginia Contreras. Ella es una de las que asegura que les “quieren ganar por cansancio” y que se muden.

Relevamiento y trabajo
Como toda historia, ésta tiene un comienzo, y se remonta a 2012 cuando recién iniciaba su mandato el intendente Ramón Mestre. “Defendemos los árboles, porque defendemos la identidad del barrio y sabemos que le pertenecen a Córdoba”, repiten recordando el sentido de la disputa.
Los vecinos, que ya comenzaron a organizarse para formar su Centro Vecinal, decidieron realizar un relevamiento. Con la ayuda de profesionales que también viven en el barrio, biólogos, ingenieros yarquitectos emprendieron un mapeo de la arboleda autóctona. Allí se declara que existen más de 8.000 árboles y muy pocos generan un peligro real de caída –lo que sería un justificativo para su extracción–.
“Fuimos a la Municipalidad y presentamos todo el trabajo que hicimos juntos, pero sólo recibimos el silencio y desinterés. Y hoy nos damos con qué vienen a realizar una masacre, sólo por el afán del dinero para construir más y más”, resalta el arquitecto David Malik, custodio de una carpeta con ordenanzas, cartas, actas y fotografías que avalan los reclamos.
Según sus datos, en este sector de la ciudad hay más cantidad de plantas por metro cuadrado que en el Parque Sarmiento, número que destaca al barrio como un importante pulmón verde para la ciudad. “Estamos considerados como Patrimonio Municipal, pero a nadie le importa sino el afán de la construcción pasando por sobre toda norma vigente de modo impune”, afirma Malik.
Contactados y en alerta. Las podas sin control que los vecinos denuncian, los mantiene en continua alerta. “Aprovechan los fines de semana y las noches para sacar los árboles”, dice Gaviglio. Para estar comunicados han abierto un grupo de whatsapp donde se informan de alguna situación que podía terminar en tala. Además, se organizaron en guardias para impedirlo si la amenaza aparece.
“Estamos atentos porque hay muchas propiedades deshabitadas y listas para ser transformadas en emprendimientos inmobiliarios o aprovechados por firmas comerciales”, afirman los autoconvocados. Por mail, celulares y casa por casa, la movilización del sector no se detiene y para este lunes convocan a una reunión masiva en la capilla Santa Clara.
“El barrio es hermoso, pero debemos entender que las plantas no son de una propiedad, sino que le pertenecen a Córdoba”, concluyen los vecinos aclarando: “No estamos en contra del progreso, solo queremos que se cumplan las leyes”.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs