19 oct. 2015

De un lavarropas crean un climatizador en el Ipet 264

La Voz del Interior (19/10/2015)
Reciclan un lavarropas y crean un climatizador para la escuela

Alumnos del Ipet 264 de San Francisco “inventaron” con objetos en desuso un equipo para calefaccionar. Ahora, piensan hacer algunas adaptaciones para que genere frío.
A veces no hace falta tener un amplio presupuesto ni herramientas de última generación para solucionar un problema. A veces se puede hacer algo más que protestar, por ejemplo, cuando hace frío en las aulas del colegio.
Alumnos de sexto año del Ipet 264 Teodoro Astegiano, ?de San Francisco, le dieron la ­vuelta a su necesidad y, con ima­ginación y voluntad, aplicaron los conocimientos que les dio la escuela, crearon un climatizador a partir del reciclado de un viejo lavarropas y otros objetos en desuso.
Ante la falta de gas natural en el colegio, los estudiantes junto a sus profesores del área de Tecnología, se pusieron ese objetivo y ya calefaccionaron el laboratorio escolar en el invierno pasado. Ahora, van por más: esperan adaptarlo para generar también aire frío para refrigerar las aulas en verano. Al proyecto lo llaman “Del desperdicio al desarrollo tecnológico”.
En la búsqueda de un método de calefacción, los chicos pensaron como primera idea cortar un tacho y aplicar un proceso conocido para templar espacios. Apareció un lavarropas y fue el inicio. “Ese tipo de artefacto es el más electromecánico que hay en una casa porque tiene bomba, sensores y otras partes que se pueden trabajar para este otro fin”, dijo José Castro, uno de los docentes.
Al motor del lavarropas lo usaron para otro ejercicio, pero el tacho y otras partes fueron la base del “nuevo” climatizador, junto al radiador de un colec­tivo abandonado.
Los chicos explicaron que el sistema usa el tacho calentando el agua con la resistencia que trae para lavados calientes, haciéndola circular con la bomba desagote. “Luego el líquido pasa por el radiador del colectivo y de ahí vuelve al tacho. Es un circuito cerrado de agua con un ventilador que saca el aire y lo hace circular por el ambiente”, apuntó Javier Puga, otro de ?los docentes.

Un éxito
El proyecto resultó un éxito: lograron los objetivos académicos junto con la utilidad del aparato. Según los alumnos, testearon que el climatizador subió casi cinco grados la temperatura ambiente del laboratorio. “En el invierno ya nadie quería irse de esa sala”, dijo la alumna Rocío Contreras, entre risas.
Ahora están haciendo los cálculos de las calorías que irradia y otras mediciones técnicas. También revisan retoques para que consuma menos energía.
“El consumo es parecido a una estufa a cuarzo, pero en ?ese caso el calor se focaliza a su alrededor. En cambio nuestro equipo, al tener un circuito cerrado de agua, al cabo de un tiempo llena con aire caliente todo el espacio”, explicó José Castro.
Ahora ya trabajan para que el aparato sea frío-calor. Quieren aprovechar el agua y lograr que se pueda congelar para que genere aire frío. Para ello se le podría adicionar una bocha de heladera. Será otro logro y la escuela no necesitará comprar equipos para calefaccionar ni para refrigerar.
Mientras, ya trabajan sobre el diseño de un equipo mayor, con las dos funciones, para colocar en el taller del colegio.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs