22 feb. 2014

Cuidar el recurso agua

La Voz del Interior (22/02/2014)
Cuidar el recurso agua

Las intensas lluvias que cayeron sobre Córdoba en las últimas semanas plantean la necesidad de encauzar y preservar un bien muy escaso en otras épocas del año.
Durante el mes de febrero, la provincia de Córdoba ha soportado lluvias intensas en la mayor parte de su territorio. Superaron marcas históricas y llenaron los principales espejos de agua.
Con precipitaciones por encima de los 200 milímetros en promedio en la mayor parte del suelo cordobés, el vital elemento logró atenuar los crónicos problemas de abastecimiento que sufren, por caso, poblaciones de las Sierras Chicas. En forma paralela, se despejó el interrogante sobre eventuales faltantes en el verano para la ciudad de Córdoba y su conurbano, donde se concentra el 40 por ciento de la población provincial.
Las copiosas lluvias trajeron alivio a los campos del centro y norte de la provincia, que sufrieron de la escasez hídrica durante diciembre y enero últimos, además de altas temperaturas, lo que afectó el desarrollo agrícola. Ahora, la situación se modificó, al igual que el panorama que se observa en las serranías.
Sin embargo, este fenómeno, impactante en cuanto a las imágenes de lagos y diques desbordados, debe mover a la reflexión a las autoridades provinciales y municipales para intentar retener y preservar la mayor cantidad posible de agua.
En primer lugar, porque el agua sigue siendo escasa en un mundo sometido a los cambios que provoca el calentamiento global. Y lo será cada vez más. En ese contexto, Córdoba se caracteriza por inviernos y primaveras muy secos, que causan problemas en el abastecimiento de algunos barrios de la ciudad capital y en poblaciones vecinas, como Salsipuedes y Río Ceballos.
Córdoba debe resolver en forma urgente la localización y la construcción de nuevas represas y diques, que permitirían el embalse del inmenso caudal que hoy se desperdicia en su recorrido por la llanura provincial. Esto es incomprensible si se tienen en cuenta los efectos de los fenómenos meteorológicos a nivel mundial y local.
Esas represas, que tienen un calendario de urgencia para las zonas norte y oeste de la provincia, permitirían no sólo cuidar a las poblaciones vecinas a los cursos de agua, sino también regular la cantidad que se destina para uso humano y para riego de superficies sembradas.
Las idas y vueltas en torno del proyecto para construir un dique en la zona de Cuesta Blanca, próximo a Villa Carlos Paz, es un mal ejemplo de una provincia que debe cuidar este recurso invalorable. La edificación de esa y otras represas debe estar por encima de las opiniones de algunos particulares, que hasta ahora lograron hacer prevalecer sus intereses sobre el bien común.
Las de por sí infrecuentes precipitaciones tienen que servir, entonces, para alentar las decisiones oficiales destinadas a proteger uno de los bienes más escasos en el mundo. Esto sin descuidar las acciones de prevención para atender las situaciones de emergencia que se producen por los desbordes de ríos y arroyos.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs