22 sep. 2013

Crisis hídrica: casi todos toman recaudos



Día a Día (22/09/2013)
Planes para enfrentar la emergencia hídrica

Como cada primavera cuando se demoran las lluvias, volvieron los cortes de agua a las sierras. La población crece a mayor ritmo que las obras
Prácticamente todas las localidades de las sierras están diagramando planes para enfrentar la emergencia hídrica. Es que la solución a los problemas crónicos de falta de agua no llegan, como tampoco las lluvias de primavera.
En paralelo, el crecimiento demográfico en algunas zonas es geométrico y el volumen del recurso no alcanza a cubrir el consumo en los días de más calor.
Las estrategias son variadas: desde exhortar a los vecinos a restringir el consumo (algo que la mayoría lo hace todo el año), pasando por limitar los nuevos loteos, hasta comenzar con planes de cortes en diferentes días y horarios como para ir reservando el recurso si las lluvias se demoran más de lo esperable. Esta última alternativa sólo la pueden aplicar aquellos que extraen agua de diques, como –por ejemplo– Capilla del Monte o Río Ceballos; pero no sirve en aquellas localidades que tienen tomas en ríos en los que no se puede almacenar y la relación lluvia-agua es directa.
Descartando las obras faraónicas propuestas sistemáticamente cada vez que la emergencia aprieta, como la idea de traer agua del Paraná o de la cuenca Salí-Dulce, el resto de las estrategias que la Provincia ha dispuesto para paliar el déficit hídrico avanza a menor ritmo que lo que crece la demanda.
Un ejemplo es el vital proyecto de refuncionalización del canal que trae agua del dique Los Molinos a la planta potabilizadora en la zona de Bouwer. Tampoco hay avances del acueducto que, terminado, llevaría agua desde el río Carnero, en Jesús María, hasta el norte de las Sierras Chicas, beneficiando a Salsipuedes y La Granja.
Los mayores avances se han dado en la planta potabilizadora de La Calera (ya ampliada), en la construcción de una nueva toma en el Suquía y en un incremento del diámetro de un canal que lleva agua de Saldán a Villa Allende. Estas dos últimas obras permitirían, una vez concluidas (estiman que a fin de año), llevar más recurso a Villa Allende, Mendiolaza y Unquillo.
En paralelo, se ha avanzado en la implementación del sistema de riego por goteo con agua subterránea en parte del cinturón verde de la capital. Esto determinaría también una menor extracción del agua del San Roque.

Mendiolaza. Desde la semana pasada, sólo recibe agua del San Roque, a través de la planta potabilizadora de La Calera. El abastecimiento de La Quebrada se cortó porque la bajante en ese dique obligó a la cooperativa local a reservar el agua sólo para la gente de Río Ceballos. “Vamos a evaluar por una semana cuánta agua ingresa desde La Calera y, si alcanza, no cortaremos. Si no, se comenzará con un cronograma de interrupciones”, dijo el intendente Daniel Salibi. Gran parte de la ciudad no tiene red y se abastece con camiones de agua.

Unquillo. Al igual que pasa en Mendiolaza, la dramática realidad de La Quebraba la obliga a proveerse sólo del agua que viene desde el San Roque (a través de La Calera). “La semana que viene nos reuniremos con la gente de la Secretaría de Servicios Públicos de la Provincia para que nos informen en detalle el avance y los plazos de las obras que se están haciendo para aumentar la llegada de agua desde esa fuente”, indicó el titular la Cooperativa de Agua Unquillo-Mendiolaza, que entre las dos ciudades entrega el servicio a unos 7.200 frentistas. Las obras son dos: una nueva toma en el Suquía y la ampliación de un acueducto entre Saldán y Villa Allende.

Villa Carlos Paz. La medición que la cooperativa local realiza teniendo en cuenta diferentes parámetros (nivel en la toma en el San Antonio, consumo, pronóstico y situación del San Roque), les dio que están dadas las condiciones como para que la Municipalidad decrete el alerta naranja. “Las últimas lluvias fueron en marzo, después no cayó una gota”, graficó Jorge Boido, vocero de la Coopi. Por ahora, están vigente horarios especiales para riego y lavado de veredas y patios. “Creo que estamos peor que el año pasado, esta crisis la tuvimos más hacia fines de septiembre, este año se anticipó unos 15 días”, dijo Juan Carlos Sola, gerente de Planificación de Obras y Servicios de la Coopi.

Río Ceballos. El dique La Quebrada tiene más de 12 metros de bajante y, sin lluvias, nada hace prever que se recupere. Por eso, además de cerrar la válvula que lleva agua a Unquillo y Mendiolaza, comenzaron las restricciones. Los cortes son de 12 horas, dos días a la semana. El dique se abastece de una cuenca muy chica, con lo que si el agua no cae en gran cantidad en esa pequeña superficie, el nivel del lago no se recupera.

La Cumbre. El 12 de septiembre, la Municipalidad decretó el “estado de alerta por emergencia hídrica”. Además, se constituyó el Centro Operativo de Emergencia Municipal con todas las áreas involucradas en el tema.

Salsipuedes. “No estamos ahora en emergencia hídrica, ¡vivimos en emergencia hídrica!”. La frase, dicha por los voceros de la Municipalidad, describe la realidad de la disponibilidad del recurso en Salsipuedes. Sin un dique a su disposición y con la población en franco crecimiento, depende de camiones cisterna y pozos para abastecer a los casi 10 mil habitantes. Otro dato que pinta la realidad: el 40 por ciento recibe agua sólo dos o tres veces por semana. Continuamente se evalúan nuevas perforaciones, trasvasamientos, pero una solución definitiva sólo puede llegar con obras de magnitud que no las puede hacer el municipio.

Capilla del Monte. Para Oscar Oggero, titular del Ente Municipal de Obras Sanitarias de la localidad, “hasta diciembre hay agua”. Esto significa que por más que las lluvias se demoren hasta esa fecha, no tendrían mayores problemas de abastecimiento. “El dique Los Alazanes está a la mitad y del dique El Cajón tratamos de no tomar agua –por ahora– porque es más costoso extraerla (mediante bombeo) y tratarla”, dijo el funcionario. “Por ahora, mantenemos la concientización, las recomendaciones de riego y las multas”, agregó.

Villa Giardino. Rige el alerta. Debido a la prolongada sequía que afecta a la zona y a los fines de prevenir la escasez de agua, la Municipalidad les pidió a los vecinos “extremar las medidas tendientes a restringir el consumo del líquido elemento”. Se prohibió el riego excesivo e indiscriminado y el lavado de autos y veredas.

Córdoba. Con el dique San Roque en 4,15 metros por debajo del vertedero, la disponibilidad de agua en Córdoba está garantizada, siempre que la sequía no perdure más allá del comienzo del verano. El dique de Villa Carlos Paz abastece al 70 por ciento de la ciudad y desde Los Molinos llega el agua para el resto. Hoy, este lago está a 4,23 metros debajo del máximo

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs