5 mar. 2013

Cuidar el lago San Roque

La Voz del Interior (05/03/2013)
Cuidar el lago San Roque


La aparición de peces muertos en el lago San Roque es un llamado de atención para las autoridades de Ambiente. Están en juego la salud de los cordobeses y uno de los principales centros turísticos.
La gran cantidad de peces que aparecieron muertos en el lago San Roque y otros indicadores de la degradación de los espejos de agua cordobeses deben ser un serio llamado de atención para las autoridades, pero también para los ciudadanos.
El daño ambiental en la provincia es un tema recurrente en una región donde los ámbitos para almacenar agua son pocos. Además, el crecimiento poblacional en nuestras serranías ha aumentado el consumo de este líquido esencial. Esto plantea un primer dilema: si bien el agua es suficiente y las lluvias anuales las adecuadas, no siempre se puede atender la demanda donde se necesita.
El segundo planteo se vincula con la conservación de ese recurso de la mejor manera posible allí donde se encuentra embalsado, algo que no sólo favorece la posterior potabilización y distribución, sino que contribuye al equilibrio del ecosistema.
En este caso, los inconvenientes son originados por la enorme colonia de habitantes próxima a los lagos que vuelca allí sus desperdicios, a lo que se suma la acción de las industrias y otros agentes contaminantes. En esa dirección podrían computarse los problemas que afectan al Embalse de Río Tercero y al lago Los Molinos.
Más cerca de la ciudad de Córdoba, se encuentra el principal espejo de agua –el lago San Roque–, que sirve para atender la demanda de casi 1,5 millón de habitantes que viven en la Capital, ciudades y villas cercanas.
En los últimos días, volvió a aparecer una gran cantidad de peces muertos. El hecho no puede atribuirse sólo a una cuestión estacional y a la proliferación de algas con la consecuente eutrofización (falta de oxígeno).
Existe la sospecha de que habrían actuado también otros factores contaminantes, aún no debidamente establecidos.
Sobre el tema, el bloque de legisladores radicales –a través de Luis Brouwer de Koning, exintendente de Río Tercero– decidió impulsar un pedido de informes en la Legislatura para saber qué sucedió en realidad. En tanto, Romina Picolotti, exsecretaria de Ambiente de la Nación, señaló que pudieran haberse arrojado al lago elementos que afectaron la vida de miles de peces.
La conciencia del cuidado del medio en que vivimos ocupa cada vez más espacio en la agenda social, y ya no son esporádicas las acciones de pobladores que resisten la presencia de industrias contaminantes o la explotación del bosque nativo. De modo que el tema debe ser abordado con seriedad por las autoridades de Ambiente.
El lago San Roque no es sólo el principal embalse que se usa para la potabilización y distribución de agua en la ciudad de Córdoba, sino que su entorno da forma a la mayor oferta turística de la provincia, lo que refuerza la necesidad de poner fin a la contaminación.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs