3 mar. 2013

Ciclovías en la capital provincial: de regular para abajo

Día a Día (03/03/2013)
Las ciclovías están en llanta

La UNC hizo un relevamiento sobre 103 kilómetros de ciclovía para presentar un plan de mejoras para fomentar el uso de la bici como medio de transporte. El estado general es regular.
Con una beca de la Secretaría de Investigación, Ciencia y Técnica (Secyt) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), un grupo de investigadores relevó 103 kilómetros de ciclovía con el objetivo de determinar cuál su estado actual para entregarle a la Municipalidad, a fines de este año, un proyecto de redes de ciclovías para el micro y macro centro que se conecten con el sistema de bicisendas.
El estudio se realizó desde octubre a diciembre del año pasado. Los investigadores crearon seis categorías para analizar el estado de 15 ciclovías de la ciudad y a cada tramo andado le pusieron una calificación.
Esta investigación, que es estrictamente técnica y sobre infraestructura, tiene que pasar a manos de la agrupación Biciurbanos, para que sean quienes utilizan frecuentemente la bicicleta como medio de transporte los que pulan el informe en base al uso que se le da a cada circuito.
“Malo”, “regular”, “bueno” y “muy bueno” son las calificaciones que los investigadores eligieron para evaluar las ciclovías. Según el estudio, el estado general del sistema es regular, pero los investigadores resaltaron que la idea no es criticar, sino tener en detalle con qué se cuenta en la ciudad y en qué estado para proyectar mejoras y una nueva red.
El ingeniero Alejandro Baruzzi, uno de los responsables del estudio, aseguró: “Con esto queremos generar una herramienta que pueda dar una solución y que sirva para fomentar el uso de la bici como medio de transporte”.
1.80 en vez de 2.50. Una de las cosas que detectó el grupo de trabajo es que la mayoría del trazado de la ciclovía es de 1,80 metro de ancho cuando lo sugerido por las normativas internacionales, cuando se trata de espacios para dos bicicletas en distintos sentidos, es 2,50.
“Acá debemos preguntarnos si la ciclovía fue creada como un espacio para el transporte o para recreación, y si fue ideada para que la utilicen peatones o ciclistas. Si fuera el primer caso, las medidas están bien. Ahora, en circuitos doble mano dos bicis pasan muy justas. Tenemos que tener en cuenta que esas medidas son sugeridas y hay que pensar en la flexibilidad de los diseños”, indicó Baruzzi.
Nicolás Theaux, otro integrante del grupo de investigación y quien pedaleó los 103 kilómetros, indicó como preocupante que la señalética es inexistente y aseguró que hay varios cruces peligrosos o con dificultad para descender de la ciclovía hacia la calle.
Entre ellos, se encuentran los pasos de nivel que están en la zona del Arguello, en los que hay barreras para cruce de peatones pero no de bicicletas. Para los investigadores, los cruces más peligrosos sin señalización son la rotonda que está en la zona del Orfeo, sobre Manuel Cardeñosa y la “S” que existe sobre la avenida Bulnes, frente al Deportivo.
Los árboles y postes son otras dificultades que hay sortear sobre la ciclovía. En Parraviccini, hay puntos en los que la carpeta está levantada por las raíces de los árboles y en Costanera hay postes de alumbrado en medio de la traza.
Otro de los grandes problemas que tienen las ciclovías existentes es la intermitencia, es decir, tramos que desaparecieron por falta de mantenimiento o por roturas por obras que después no se reparan.
Esto fue detectado en Argüello, a la altura de la Ricardo Rojas, en Guiñazú, en el tramo que va paralelo a la avenida Juan B. Justo, y en Costanera. Por la cantidad de basura que se acumula, un sector que está complicado es el de Bulevar los Andes, a la altura del polideportivo Carlos Cerutti.
La percepción del grupo de estudio es que mayormente las ciclovías son utilizadas más como espacio de recreación que de transporte. Para este último caso, marcaron que la traza de Bulnes es la más utilizada por necesidades de movilidad, y en su momento, antes de ser levantada por obras viales, lo era la de la avenida La Voz del Interior, por su proximidad a la zona fabril de Los Bulevares.
La investigación del grupo tiene que quedar terminada para fin de año, del estudio también están participando especialistas de la Municipalidad y el gran objetivo es tener un proyecto de red de ciclovías para fin de año.

La Municipalidad acepta que están en “grave” estado
Mariano De Juan, secretario de Desarrollo Urbano de la Muni, indicó que por años de falta de mantenimiento el estado general de las ciclovías es “grave,” pero aseguró que desde la gestión están proyectando reparaciones para ir recuperando de a poco lo que existe.
“El año pasado encaramos reparaciones por nuestra administración, otras contratando a terceros y por gestiones de los CPC. Pasa que no se puede hacer todo de golpe porque son muchos kilómetros”, destacó el funcionario.
Según De Juan, las ciclovías más complicadas son las de hormigón porque para repararlas hay que romperlas: “Para este año, dividimos la ciudad en cuatro para encarar las tareas de repavimentación y bacheo. La idea es ir haciendo trabajos en ciclovías cuando estemos cerca de una”.
Respecto a la recuperación de la ciclovía que se levantó en la avenida La Voz del Interior por las construcción de la autopista, el funcionario indicó que es la Provincia la que tiene que reponerla y que ya hay un tramo construido en la continuación de Spilinbergo, obra que se ejecuta desde Circunvalación hasta el Aeropuerto.
“El estado de las ciclovías es grave, pero de a poco las vamos a recuperar. La red no está completa, y hay muchas que están en la periferia. De acuerdo a la viabilidad podemos ir realizando obras, lo que estamos proyectando es comunicar la bisisenda que llega a la Terminal con la ciclovía de Costanera”, aseguró De Juan.

La mejor parte: la Monseñor Pablo Cabrera. El relevamiento destaca el tramo de ciclovía en la Monseñor Pablo Cabrera, que pasa por el CPC, como el que está en mejores condiciones.
La peor parte: la ciclovía de bulevar Los Andes. La traza de la ciclovía está a punto de desaparecer en bulevar Los Andes, en un tramo que está “comido” por un basural a cielo abierto.

Qué se analizó
El mantenimiento y conservación (limpieza, pintura y carpeta de rodamiento). Señalética. Planimetría (el diseño de la ciclovía de acuerdo al terreno); Cruces. Seguridad vial y ciudadana. Infraestructura: iluminación, mobiliario urbano, elementos para la actividad física y estacionamientos.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar

Cargando...

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs